¿Qué quieres leer?

domingo, 18 de diciembre de 2016

PEQUEÑA NUBECITA


PEQUEÑA NUBECITA















Pequeña nubecita 
¿Qué es lo que tanto te aflige? 
¿Por que dejas caer tus dulces lágrimas sobre la gran ciudad?
¿Acaso no las quieres conservar?
Por las calles pasean torrentes de agua que tú dejas. 
Agua que cae con firmeza sobre la tierra. 
Agua que alimenta ríos y mares.
Agua fría que roza cuerpos inocentes.
Agua que pronto regresara a ti.

Julie Catherine 

miércoles, 14 de diciembre de 2016

¡CUIDA EL PAPEL!


¡CUIDA EL PAPEL!

El papel es preciado.
Debe ser cuidado y respetado.



















Julie Catherine 

lunes, 12 de diciembre de 2016

TEMOR AL CAMBIO


TEMOR AL CAMBIO


Hay gente que vive en una lucha contra el tiempo por temor a dejar de ser la persona que ellos vienen siendo. 
Por temor a perder amistades,  o seres queridos. 
Por temor al cambio. 
Porque saben que ya no hay vuelta atrás. 
No hay que dejar que el tiempo te venza. 
Tú eres tú,  hoy y siempre,  y si cambias, cambia para bien.
Las amistades jamás desaparecen,  que tú no veas algo no significa que no éste ahí. 
Cree y aparecerán.

"No puedes alterar el pasado,  pero puedes aprender de él"

Ve siempre de la mano de Dios y tus padres. Ellos te ayudarán a afrontar los cambios,  te corregirán cuando sea necesario y siempre te perdonarán.

Julie Catherine

viernes, 2 de diciembre de 2016

EL AMOR

EL AMOR
















El amor es como un hilo; 
Si lo tratas muy fuerte, se rompe;
Pero si lo tratas muy suave se te cae. 
Es preciso tratarlo con moderación para construir una buena relación.

El amor es un tesoro.
Hay que guardarlo para no dejarlo escapar.
Pero no encerrarlo, pues se puede marchitar.

El amor es de cuidado y de compromiso.

Es de comprensión, y acogida.



Julie Catherine

DECÁLOGO DEL ESCRITOR POR AUGUSTO MONTERROSO


Augusto Monterroso fue un reconocido escritor hondureño. Fue famoso por sus cuentos y relatos cortos. He aquí su decálogo del escritor:



Decálogo del escritor  
  Augusto Monterroso

Primero. Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre. 

Segundo. No escribas nunca para tus contemporáneos, ni mucho menos, como hacen tantos, para tus antepasados. Hazlo para la posteridad, en la cual sin duda serás famoso, pues es bien sabido que la posteridad siempre hace justicia. 

Tercero. En ninguna circunstancia olvides el célebre dictum: "En literatura no hay nada escrito". 

Cuarto. Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamás escribas nada con cincuenta palabras. 

Quinto. Aunque no lo parezca, escribir es un arte; ser escritor es ser un artista, como el artista del trapecio, o el luchador por antonomasia, que es el que lucha con el lenguaje; para esta lucha ejercítate de día y de noche. 

Sexto. Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o ganar tanto como Bloy. 

Séptimo. No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan. 

Octavo. Fórmate un público inteligente, que se consigue más entre los ricos y los poderosos. De esta manera no te faltarán ni la comprensión ni el estímulo, que emana de estas dos únicas fuentes. 

Noveno.Cree en ti, pero no tanto; duda de ti, pero no tanto. Cuando sientas duda, cree; cuando creas, duda. En esto estriba la única verdadera sabiduría que puede acompañar a un escritor. 

Décimo.Trata de decir las cosas de manera que el lector sienta siempre que en el fondo es tanto o más inteligente que tú. De vez en cuando procura que efectivamente lo sea; pero para lograr eso tendrás que ser más inteligente que él. 

Undécimo. No olvides los sentimientos de los lectores. Por lo general es lo mejor que tienen; no como tú, que careces de ellos, pues de otro modo no intentarías meterte en este oficio. 

Duodécimo. Otra vez el lector. Entre mejor escribas más lectores tendrás; mientras les des obras cada vez más refinadas, un número cada vez mayor apetecerá tus creaciones; si escribes cosas para el montón nunca serás popular y nadie tratara de tocarte el saco en la calle, ni te señalara con el dedo en el supermercado. 

El autor da la opción al escritor, de descartar dos de estos enunciados, y quedarse con los restantes diez.


Recuperado de: http://faculty.washington.edu/petersen/352/Decalogo_del_escrito.htm




CUATRO PALABRAS


CUATRO PALABRAS
















Tierra, fuego, mar, arena.

El fuego destruyendo la tierra;
La tierra consumiéndose gota a gota como el mar consumiéndose al sol;
Y la arena presa a todos los rayos.

Tierra, fuego, mar, arena.

El mar cesando el fuego que se esparce por la tierra;
Y la arena refrescándose con los pequeños toques del mar.

Sol, calor, dorado, risa.

El sol con sus olas de calor;
La risa alumbrando;
El cielo dorado
Adornando como sol.

Sol, calor, dorado, risa.

El calor de la risa;
Que calienta como sol;
Con sus rayos dorados
Alumbra todo.

Julie Catherine

miércoles, 30 de noviembre de 2016

LA DECLARACIÓN DE ALICIA A SU ENAMORADO


LA DECLARACIÓN DE ALICIA A SU ENAMORADO

Enamorado:
Desde su casa de papel Alicia me responde,
¡Claro yo te quiero ver ¿Pero, en donde?¡

Alicia:
En el libro de mi cuento,
Aunque creas que no te miro,
Todas las noches te encuentro,
Y en tu soledad te admiro.
El país donde vivo,
Parece que brilla,
Pero si tú no estás conmigo,
Falta la mayor maravilla.

Enamorado:
Sea que tú estés pintada
O yo sea de carne y hueso,
La verdad es que tú eres mi enamorada
Y yo en ti mucho pienso.

Alicia:
Tu ternura me cautiva
También vivo en soledad
Parezco una fugitiva

¡Oh, qué triste realidad!

Julie Catherine 
Eduardo José 

UNA FARSA BIEN ESCONDIDA


UNA FARSA BIEN ESCONDIDA

Para: Ti
De: Mi           
                 
Todos los días veíamos juntos pasar los carros en frente de la escuela, te veías tan cariñoso, tan sensible y cuidadoso, eras el hombre perfecto, yo quería, pero tú no y no supiste ocultar tu verdadero carácter hasta tal punto que tuve que conocerlo yo misma.
Todo comenzó en noveno grado, un lunes cuando la profesora estaba entregando unos exámenes, el examen lastimosamente lo perdiste y te pusiste tan furioso que ni siquiera me reconociste, me llamaste tonta y un montón de cosas más.
Al día siguiente ni me miraste, ni me reconociste, ni me hablaste. Liberaste lo que yo llamo tu verdadera identidad; Nunca me quisiste, ni me respetaste, solo fingiste.
¡Eres un mentiroso, y nunca volveré a confiar en ti!
Lo cierto es que yo había prometido no estar más tiempo con un hombre y sin embargo te perdone, fue difícil perdonarte un robo de tan alto riesgo, pero lo hice. Algo en tu cara me dijo que lo debía hacer.
No cometeré el mismo error por tercera vez. Comprendí que si no acababa con esto me volvería a enamorar y lo cometería de nuevo.
Termine con este sufrimiento de una vez.
(Escrito el 07/11/14; desde el lugar en donde los sufrimientos acaban: El Cielo.)
Pero ahora me dio cuenta que tú no eres más que una farsa bien escondida.
  


Julie Catherine 

LA CARTA DE GRILLOMEO A LA PRINCESA CAUTIVA


LA CARTA DE GRILLOMEO A LA PRINCESA CAUTIVA

Princesa Cautiva:
Atrapada en esta cueva
No hago más que pensar
Quiero una vida nueva
Que no sea soledad.

Grillomeo:
¡Oh!, ¿Qué escuchan mis oídos?
Suena como alegre música
Yo también eh quedado cautivo
Al verte en esta cueva acústica.

Princesa Cautiva:
Tus ojos esplendorosos
No hacen más que brillar
Por eso aceptare con gozo
Que tú me ayudes a escapar.


Julie Catherine 
Eduardo José 

LA ARENOSA Y SU TUMBAO


LA ARENOSA Y SU TUMBAO

Ahí estaba yo, sintiendo la brisa en la cara mientras deambulaba por la calle aburrida. Deteniendo mi aburrimiento música entró a mi oído, ésta era sonora pero a la vez ligeramente rítmica que al instante te daban ganas de bailar. Al poco tiempo el ritmo se hizo más intenso. “¡El Carnaval de Barranquilla!” grite.
La gente cantaba, bailaba y gritaba al ritmo de la música fiestera que animaba a todo el mundo de inmediato. Acompañado por disfraces coloridos, extravagantes y cómodos con adornos y muchos detalles.
Me probé uno, no era tan pesado ni simple, lo que facilitaba los pasos en cada una de las danzas. Su falda pomposa me hacía sentir un aura de seguridad y tranquilidad junto con su color amarillo el cual reflejaba mi alegría al participar de esta gran fiesta.
Al salir no creí que mi vestido alegraba tanto, pero lo pude notar al ver las sonrisas de cada una de las personas que animaban la fiesta.
Fue ese el día más gratificante de mi vida.

Daniela Correa 
Julie Catherine

lunes, 28 de noviembre de 2016

YO

YO

Lista estoy,
Decidida y sin dudar.
El mundo de hoy,
Me lo voy a ganar.

Con pasos firmes
Avanzo en mi paisaje.
Dejo todo atrás
Sin importar mi linaje.

Mi autoridad yo soy,
Libre y alegre.
Entro a donde quiero.
Sin pantalla verde.

Yo soy yo.
Yo soy única.
No necesito
Ni corona, ni túnica.

Que sepa el mundo
Que lo observo,
Lo analizo,
Y lo protejo.
Que preparen mi llegada,
Con fiestas y banquetes.
Porque así como me ven,
Dominare a toda la gente.

Julie Catherine 


TRAICIONERO


TRAICIONERO


Tú, mentiroso y traicionero, no se decidirme entre la tristeza y la furia. Desahogándome con la almohada por mi dolor y pena que tanto me atormentan.
“Dejare de buscarte pero nunca de amarte”
Eso era lo que yo decía, pero ahora que te conozco, cambie de opinión.
Pienso que te quiero, pero al mismo tiempo te odio por la traición que me has hecho, también siento furia por no haberme dado cuenta antes.
¿Por qué? ¿Por qué me hiciste eso?
Me dejaste de agradar, pero no pensé que yo a ti también. Pensé que tú aun me amabas, sin importar tu traición. Pero ya no dejare que me arranques el corazón. Ya no soy tan ingenua como antes, ahora sé que no existen los cuentos de hadas y que el príncipe a veces es un ogro.
La historia se repite, dejo de enamorarme y me vuelvo a enamorar, pero esta vez de la muerte que habla al oído diciéndome promesas vacías y hermosos poemas. Pero siempre me abandona cuando tú te acercas a mí, ¡La espantas!
Y si por casualidad regresaras, no será por mí, sino por ella.
Ella con la que me engañaste y traicionaste todos los días y mentías con tus tantas excusas de que me llevarías contigo y estaríamos juntos por toda la eternidad. Pero tus mentiras ya no funcionan, buscare algo más, alguien más.
Alguien con grandes sueños como los míos… ¡Que no seas tú!
Alguien que entienda mis penas, dolores, gustos y que me haga sonreír.
Ya entendí lo que planeabas, nada fue verdad, solo lo hacías para engatusarme y romperme el corazón.
Dejarme llorando por no tener tu amor.

(Cadáver exquisito)

Maria Paula
Ana Maria 
Julie Catherine 



RECOBRANDO EL RECUERDO


RECOBRANDO EL RECUERDO


La muerte no me asusta.
La vida me da miedo.
Pero afrontarla me da valor, y aunque mi odisea sea extenuante y abrumadora no moriré de temor.
Y por más de que me engaño siempre recordaré de quien me enamoré. Por duro que sea siempre lo amare. Hasta el final de mis días en la tierra del amor en la que me encuentro cada vez que me sonríes.
Tu sonrisa que cautiva, también vivo en soledad, parezco una fugitiva, ¡Oh! Qué triste realidad en la que vivo, en donde mi día transcurre huyendo de mi destino que es un sueño que ya no quiero afrontar sabiendo que no soy lo suficientemente buena.
Si solo pudiera hacer algo que acabara con mi infelicidad.
Haría lo que fuera por recordar esos dulces momentos en los que solías dedicarme tan especiales poemas que me decían que íbamos a estar juntos para siempre. Pero lloro cada vez que lo recuerdo, porque aunque bonitos fueron esos momentos, me duele recordar que tú no me merecías.
¿Por qué una persona tan maravillosa como tú, fue capaz de hablar con una perdedora como yo?
Por eso te quiero dar algo especial, en esta época especial, que se acerca pronto. Y no se detendrá.
Pero el mundo ya está listo para el comienzo.
El comienzo del destino.

(Cadáver exquisito)

Laura
Mariana
Maria Paula
Ana Maria
Julie Catherine 

NO TE PIDO QUE ENTIENDAS


NO TE PIDO QUE ENTIENDAS


Para que vivir si sé que voy a morir.
Al menos moriré feliz porque tú estás conmigo, y tú eres mi amigo, y aunque ya no estés conmigo mi recuerdo seta mi amigo.
No me quedo, sé que duele dejarnos mutuamente pero se claramente que sin mi estas mejor.
Yo solo soy la pieza que sobra en este rompecabezas. Entiende, por favor, que solo quiero facilitarte todo. Que mis decisiones son necesarias aunque rompan el corazón.
Mi espíritu está apagado y dañado por la falta de tu luz en mis penas y peores momentos.
No sé qué sentir, y eso es lo que me gusta de ti.
Gracias por eso, y por todo.
Te valoro, pero te odio.
Y te odio porque te amo.
Y mi afecto hacia ti es infinito y por esa razón no te soporto y me reprendo a mí misma. Me reprendo a mí misma por amarte sin condición y verte como un ídolo.
Pero no cederé, algún día aprenderé a controlarme a mí misma, e intentare sobrevivir sin ti, igual que tu sin mí.
Pero en mi corazón hay algo que me dice que algún día nuestros destinos se cruzaran y nosotros nos reuniremos. Y podremos estas, hasta el final de los días, juntos por fin.
Y esa felicidad que sentiremos nunca se acabara, juntos en el país de nunca jamás. O en el país de las maravillas sonde nuestro amor sería una maravilla más. En cualquier lugar que estemos va a ser mágico.
Tú, haciéndome compañía, leyendo un libro, talvez “Romeo y Julieta”.
Que torpe soy, no puedo evitar alegrarme al hablar de ti, trato de controlarme pero es imposible. Es como si el alma de Shakespeare me metiera y me controlara por un momento.
Shakespeare, mi padre, el padre de la literatura, me siento como una abaja voladora al mencionarlo, me siento como una estrella fugaz que cumple deseos y brinda luz, calor, y energía a la gente.
Como alguien aprendiendo a caminar que de caída en caída aprende a mantenerse equilibrado y que pronto empieza a trotar.
Así es la vida, el que persevera logra tumbar la roca. Y así seré yo también, no me rendiré, algún día hablare de ti como solo una persona más.
No te pido que entiendas todo lo que te digo solo que leas.

(Cadáver exquisito)

Maria Paula
Ana Maria
Julie Catherine

MIL PALABRAS


MIL PALABRAS


Te veo y no te veo
Mis ojos me delatan
Te dicen que te quiero
Mi voz no hace falta.

Trato de alumbrar tu noche
Y aclarar tu vista,
Para que cese tu derroche,
El derroche de amorque esparces.
Solo dámelo a mí,
Y te haré feliz.

Todos me preguntan
Que si en el amor me han flechado.
¿Tú, bella flor que haces sola en tu morada?
Suspirando replico:
“No estoy enamorada
Solo quiero que sea él quien me ame”

Andan deseantes mis labios,
Anhelando ese beso
Que nunca me has dado.
Han dicho los sabios
Que sigo perdido en ese mar espeso.

Tus ojos azul zafiro
No hacen más que brillar,
Iluminar la llama de mi interior
Que no para de suspirar.

Tus tersas manos
Como de artesanos,
Enhebran mis sentimientos
Anhelando nuevos momentos.

Estas son mis palabras.
Espero me entiendas.
Sigo esperando las tuyas,
Aunque huyas.

Mariana Garzón 
Julie Catherine 


MI SINCERA AMIGA


MI SINCERA AMIGA


La naturaleza es una amiga que siempre me acompaña y nunca me engaña.
Es sincera y cariñosa.
Además de parecerse a una diosa. 
Eres la única persona a la que le puedo contar mis penas y felicidades. 
Gracias por alumbrar mi vida y darle sentido. Por ser mí amiga, aliada, mi confidente, mi fuerte, mi apoyo y mi compañía.
Espero me recuerdes sin importar nada.

“Dos almas juntas, jamás serán separadas” Anónimo.

Nuestras almas siempre ligadas estarán, habrá una huella en mi corazón que me recordara a ti, tu creaste un efecto en mí; un efecto inolvidable.
Sé que siempre serás mi amiga sin importar la distancia.
Adiós.
Nos volveremos a ver.
Si el destino lo acepta.

(Cadáver exquisito)

Maria Paula
Ana Maria
Julie Catherine





LAS NUBES


LAS NUBES

Para las nubes:
















Caminando despacio,
Observan a la gente pasar.
Intentan no opinar.
Solo se quedan a observar.

Recorren todo el mundo.
Ellas nos vigilan.
Registran nuestros pasos,
Se detienen y nos miran.

Nos acogen, nos protegen.
Dejan pasar la luz que anhelamos,
Y nos dan la oscuridad que necesitamos.
Nos ayudan, nos entienden.

Y más allá de ellas ¿Qué hay?
Un paraíso blanco y suave.
Un paraíso abstruso,
En donde viajan las aves.

El dulce empíreo.
En donde el aire huele a rosas.
El campo de los ángeles.
Donde habitan todas las diosas.

Las nubes nos llevan y nos traen.
Nos muestran el esplender del cielo.
Nos dejan viajar con el aire.
Nos dan libertad para desplegar el vuelo.

Julie Catherine